Liderazgo sistémico para producción

 

Aporta solución a:  

Necesidad de Incrementar los resultados de producción, en el corto, medio y largo plazo.

 

Dirigido a:

Directivos y Mandos Intermedios (encargados, jefes de sección, jefes de turno, jefes de equipo,..)  del área de Producción.

 

Objetivos para los participantes:
  • Asumir su rol de “jefe” vs compañero.
  • Identificar las competencias clave y las conductas más adecuadas para ser “Líder” y ejercer “Liderazgo” con sus equipos.
  • Tomar consciencia de sus actuaciones y estilos de dirección, y como estas repercuten en los resultados de sus equipos, así como en los de la organización.
  • Aprender a gestionar, dirigir y cohesionar al equipo en el quehacer del día a día, compartiendo objetivos estratégicos, valores, visión de empresa y sistemas de comunicación.
  • Ser más eficaces rediseñando sus procesos y flujos de trabajo.
  • Adquirir y desarrollar las competencias directivas e interpersonales necesarias para convertirse en catalizadores de los principios sistémicos inherentes en su empresa y actividad diaria, implicando, concienciando e ilusionando a los componentes de sus equipos.

 

Objetivos para la empresa:
  • Incrementar resultados cuantitativos y cualitativos, del área de producción, por medio de:
    • Que Directivos y Mandos Intermedios de Producción, se sientan parte de la Misión, Visión, Valores y objetivos estratégicos de la organización.
    • Reducir tiempos muertos, repetición de tares, nº de errores o defectos de fabricación.
    • Maximizar el desempeño de cada uno de los componentes del área de producción, individual y globalmente.
    • Potenciar el orgullo de pertenencia y el sentido de responsabilidad en el trabajo.
    • Generar un clima de confianza y cooperación entre todos los miembros de producción, desde mandos a peones.

 

Desarrollo:
  • Proyecto adaptado y personalizado a los objetivos y empresa cliente, Gran Empresa del sector químico.
  • Tras un análisis con Dirección Operaciones, Dirección de RRHH y Dirección de Calidad, donde se establecen los objetivos empresariales para este proyecto y KPI’s para la medición del progreso,  desarrollamos el programa con el Método C&D
  • La Duración de este proyecto es de 4 meses aproximadamente. Se combinan acciones presenciales y acciones intercesiones, tutorizadas por un Tutor-Coach senior.
  • Desde el inicio los protagonistas son los participantes seleccionados. Son ellos los que asumen la responsabilidad de su desarrollo y cambio actitudinal, eligiendo las áreas de mejora y cambios que quieren abordar, así como su priorización en el tiempo.
  • Las herramientas utilizadas en este proyecto son: Formación vivencial, Coaching de Equipos, PNL e Inteligencia Emocional.

 

Saber – Poder- Querer

Método C&D

 

 

  • Diagnostico: Realizado por todos los Directivos y Mandos Intermedios de Producción
  • Metaplan. Establecer objetivos, identificar cambios necesarios y áreas de mejora. Selección y priorización competencias a desarrollar.
  • 4 Sesiones de desarrollo competencial,  habilidades, actitudes y herramientas  que potenciaran el rol de mando. Fijar objetivos, acciones y compromiso para la “Transferencia práctica y consciente” de los conceptos trabajados en las sesiones presenciales, e incorporarlos en su día a día, tutelados por un Coach-Tutor personal.
  • 2 Sesiones de análisis, toma de consciencia y rediseño de procedimientos y flujos de trabajo.
  • 1 Sesión de coaching individual, para cada participante.
  • Sesión tripartita de evaluación de resultados. Diseño de un Plan de Acción, que garantice los cambios implementados,  la evolución continua  y desempeño de todos los profesionales participantes.

Método C&D

 

El Método C&D, nace con el objetivo de “aportar al Cliente RESULTADOS concretos y tangibles”. La experiencia y desarrollo continuo de los consultores senior de Carbó & Domínguez,  identificaron las claves para materializar los objetivos establecidos por el Cliente, para un programa de desarrollo, en resultados que se mantuvieran y evolucionaran en el tiempo.

El Método C&D, consiste en convertir a los participantes en Protagonistas Responsables y hacerles sentir que son ellos los Diseñadores su programa de desarrollo, si bien todas las sesiones y actividades están guiadas por un hilo conductor perfectamente estructurado, para conducir hacia la reflexión y toma de consciencia continua, para interiorizar el aprendizaje, potenciar actitudes y modificar conductas, para incrementar los niveles de desempeño y satisfacción del profesional.

El método C&D, alterna sesiones presenciales, donde se trabajan y desarrollan competencias a través de actividades vivenciales, con periodos intersesiones , de dos y tres semanas, donde realizarán las acciones y tareas a las que se han comprometido, para lograr los objetivos que ellos mismos han elegido. La finalidad es promover la reflexión e implementar, de manera consciente, los temas desarrollados en las sesiones presenciales, mediante la práctica en su trabajo del día a día. Cada profesional tiene asignado un Tutor-Coach senior, que le ayudará y guiará en todo momento, vía teléfono, on-line o video conferencia.

La duración del Método C&D, de cuatro a seis meses, garantiza que el profesional disponga del tiempo suficiente para procesar el aprendizaje y practicarlo conscientemente, reflexionando sobre sus barreras y facilitadores, pudiendo corregir unas conductas y aptitudes por otras más eficaces.

 

Resultados

 

  • Aumento del nivel de desempeño de las personas y equipos de producción.
  • Disminución en el nº de errores y defectos en fabricación.
  • Incremento del compromiso e implicación en la Misión, Visión, Valores y objetivos estratégicos de la Empresa.
  • Trabajo más estructurado y consciente. Procedimientos y flujos de trabajo adaptados a las necesidades actuales de producción.
  • Mejora en la gestión del tiempo y resultados conseguidos en cada turno de trabajo.
  • Establecimiento de sistemas de seguimiento y control más asertivos y motivadores.
  • Implantación de evaluación del desempeño continuo. Utilización de técnicas de feedback positivo y constructivo.
  • Desarrollo de autoliderazgo y toma de consciencia de las responsabilidades del rol de Mando.
  • Desarrollo de capacidad de influencia y liderazgo con sus equipos.
  • Disminución del nº de situaciones conflictivas y se ha incrementado el dialogo y la negociación.
  • Proactividad en la aportación de ideas y propuestas de mejora.
  • Mejora del clima laboral, las relaciones interpersonales y la comunicación.
  • Incremento del espíritu de equipo y el orgullo de pertenencia.
  • Aumento la coordinación y colaboración entre equipos interdepartamentales.
  • Estructuración de contenidos y gestión de reuniones, siendo más productivas y reducción del tiempo de duración.
  • Planificación compartida, se incrementa la prevención y la delegación por responsabilidad vs tarea.